Un alambique es el aparato utilizado para la destilación, mediante un proceso de evaporación por calentamiento y posterior condensación por enfriamiento. Sirve para producir perfumes, aceites, medicinas y alcohol procedente de frutas fermentadas… Además, como herramienta clave en todo laboratorio, es considerado la quintaesencia de la transformación, del cambio a partir de la combinación de (nuevos) ingredientes.

A Los Scribas nos gusta considerarnos un gran alambique. Hacemos una búsqueda minuciosa de los productos que necesitamos para constituir la materia prima de nuestras creaciones. A partir de ahí, procedemos a calentar esa materia, a hacerla bullir con nuestra ilusión, con
nuestra pasión, nuestro inconformismo, nuestro compromiso y nuestra imaginación.

Y de igual manera que es necesario ese millón de pétalos para destilar una única gota de perfume, Los Scribas seleccionamos y reunimos ideas, inquietudes, recuerdos, valores, sueños, músicas, ternuras, irreverencias, para lograr finalmente esas biografías, testamentos vitales, campañas de sensibilización de la opinión pública, cuentos para peques… que contienen la esencia de nuestra forma scriba de creación y creacción.